Definir al cliente: la clave de una buena estrategia de marketing

Definir al cliente: la clave de una buena estrategia de marketing

11 junio, 2019 0 Por adminapuntes

Hoy en día todos los esfuerzos de las empresas para vender se centran en las estrategias de marketing, en cómo llevar “el mensaje” al público interesado en los productos o servicios de un sector determinado. Análisis de Big Data, definición de nichos, redes sociales, acciones con influencers y microinfluencers, pero, ¿dónde está realmente la clave para que cualquier campaña funcione y cumpla con los objetivos impuestos?

La clave es definir al cliente. Y, en esa sencillez, es donde estriba precisamente la dificultad.

¿Cómo se define al cliente?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la tendencia de compra, cada vez más enfocada en la vertiente online, pero sin descuidar las estrategias offline y el trato cercano y personalizado, nota diferenciadora a día de hoy. Aproximadamente el 77% de los compradores han realizado de forma habitual compras online, pero ojo, el 100% lo ha hecho offline.

Nunca antes se habían tenido más datos para definir al cliente. Por ejemplo, a través de las búsquedas en Google y de los datos de nuestros perfiles en Gmail y redes sociales, se pueden sacar conclusiones finales del comportamiento y preferencia de los usuarios. Todo este cúmulo de información hay que interpretarlo correctamente y, por ello, se habla de definir al cliente.

Tipos de clientes

El cliente estacional y ocasional

Es el cliente que busca, de forma ocasional, un producto o servicio por una necesidad concreta en un momento determinado. Normalmente, este cliente busca una solución a un problema puntual. Estar presente cuando lo busque, posicionando la marca entre los primeros resultados de las SERP, trabajando bien las palabras clave y, sobre todo, haciendo que la web sea rápida y sencilla.

Este cliente dependiendo del servicio recibido puede fidelizarse o recomendándonos. Es el cliente más difícil de captar, porque además de atraerlo habrá que convencerlo, eso si, una vez nos compre, ya será cosa nuestra no perderlo. Cuesta 100 veces más captar un cliente nuevo que conseguir que un cliente antiguo vuelva a comprar.

El cliente fiel

Es un cliente que, gracias a la experiencia satisfactoria previa, sirve de altavoz de la marca y siempre vuelve a ella para buscar sus novedades.

Sin embargo esta fidelización se puede perder con el tiempo, por lo que las empresas deben cuidarse de mantenerla a través de de promociones, emailing marketing personalizado, servicio de atención al cliente, etc.

El cliente que llega desde la publicidad

Todo el que llega a través de un anuncio, ya sea online u offline,lo ha hecho atraído por un producto, un precio o un mensaje.

Hay que saber conjugar, en caso de tener multicanalidad en la propia compañía, es decir, tienda física y e-commerce, que es probable que el usuario sea el mismo utilizando indistintamente ambos canales. De ahí la importancia de coordinar estrategias que aúnen ambas opciones.